¡Corcovado ~ la frontera salvaje!

Corcovado National Park the wild border

Por Sergio Espinoza Alfaro - Ambientalista y escritor

Observar una manada de saínos corriendo en la jungla, escu char la algarabía de las rojizas guacamayas, mirar dantas chapuceando en la ribera de los ríos y riachuelos, monos cariblancos emulando nidos de oropéndolas entre la cúpula de los árboles o el movimiento del oso hormiguero extrayendo entre troncos su apetitoso manjar de hormigas, es una cotidiana escena que se disfruta con las pupilas dilatadas en las entrañas del Parque Nacional Corcovado en el Pacífico Sur de Costa Rica.

Parque Nacional Corcovado Costa Rica. la frontera salvaje
Sergio Espinoza Alfaro - Ambientalista y escritor

Por su biodiversidad este zoológico sin paredes es un manjar para estudiosos de la naturaleza, procedentes de los cinco continentes. Concentra en una extensión de 42.560 hectáreas el 2.5 por ciento de la flora y fauna del planeta. Turistas y estudiosos disfrutan de un mundo salvaje. En esta región tropical, la sombra de los corpulentos y centenarios árboles se amalgama con la fresca brisa marina para ofrecer un cálido recorrido por el corazón de la selva de Costa Rica.

Corcovado-The-Wild-Border-Frontera-Salvaje-

Al embarcar en un bote con motor fuera de borda en Bahía de Drake, el guía revisó cuidadosamente los mecanismos de seguridad incluyendo los flotadores sobre el pecho de los navegantes. Además de ser ordenados y diestros marineros, los “baqueanos” demuestran habilidades con las lenguas inglesa, francesa y teutónica para inducir a los recién llegados en el mundo salvaje y exótico. Ingresando al parque se percibe la cordialidad de los “ticos”. Los guardianes de la naturaleza, uniformados de caqui y sombrero de ala ancha, responden amigablemente tras el icónico enunciado de los costarricenses: “Pura Vida”. A cada paso, los sedientos turistas disfrutan mágicas e inolvidables vivencias. Entre la maleza se meneaban sin inmutarse, tepezcuintes, pizotes, águilas, faisanes, perezosos, mapaches, tucanes y más de 25 tipos de aves silvestres.

El ropaje verde y exuberante del Parque Corcovado, es el mismo que impresionó al corsario y pirata inglés Francis Drake en el siglo 16. Según las leyendas, tesoros acumulados por estos marineros ingleses, se encuentran bajo las tierras areniscas de la península de Osa. ¡Atrévase a cruzar esta frontera salvaje!

Anuncios
Publicado en Observación de Aves y Ornitología, Tourism & Entertainment y etiquetado .