Remando por el Cáncer

kayakEl Viaje apenas ha comenzado: 

Por Dagmar Reinhard

Charlie Howden es originario de Gran Bretaña y vive con su novia en Florida. Desde el 2007, después de visitar varias veces a su buen amigo José en Costa
Rica, se dio cuenta de que su objetivo era muy claro: remar por la costa del Pacífico de Costa Rica al estilo expedición con objeto de recaudar fondos para la institución de investigación de cáncer WGFRF (Fundación de investigación William Guy Forbeck), en honor a sus queridos amigos víctimas de esta enfermedad.

En el 2010, conoció el SUP (Stand up paddle) y se enamoró del deporte. Explorar la naturaleza y al mismo tiempo superar sus propios límites fue una gran fuerza motivadora. En el 2013, Charlie fue diagnosticado con cáncer de páncreas en etapa IV. Su diagnóstico sólo reanimó su decisión de remar para recaudar fondos para la investigación del cáncer.

En mayo del 2013, ganó el “Key West Paddle Board Classic”, en diciembre y a lo largo del 2014, recibió tratamientos de quimioterapia y radiación. Durante ese tiempo, remar le ayudó a mantener una mente positiva mientras mejoraba su condición física. Sus recientes tomografías resultaron negativas, sin embargo, hay un largo camino por delante.

Charlie paddling for cancer (2)

El 18 de mayo de este año regresó a Costa Rica. Inició su expedición remando desde Bahía de Salinas, cerca de la frontera con Nicaragua hacia el sur de Cabo Blanco y Playa Naranjo, donde tomó el ferry a Puntarenas debido a que las condiciones meteorológicas hicieron imposible remar y sus músculos y el cuerpo no querían cooperar. Aunque al día siguiente su cuerpo estaba en mejor forma, el viaje a Jaco fue difícil debido a la turbulencia del mar.

Una agradable distracción de la rutina fue la llegada de su prometida Dalya quien se unió a ellos para el resto del viaje. Desde Manuel Antonio Charlie se dirigió a Dominical luchando con olas cruzadas. Cuando trató de llegar a la playa, fue lanzado en varias ocasiones de su tabla.

Ballena Tales compartió un desayuno con Charlie, Dalya y su amigo José de Heredia en el Hotel Luz de Luna en Uvita, en donde pasaron la noche.

“Uvita es increíble, un lugar asombroso”, dijo Charlie, “soy muy afortunado de estar aquí con mi mejor amigo y mi prometida. No sabía cómo mi cuerpo respondería, mis hombros están adoloridos, pero un par de días más no será problema”. 

Planean conducir desde Uvita hasta Sierpe, evitando así el traicionero delta del Diquís, cruzarán el río en ferry y seguirán a Rincón, desde donde remará hasta Cabo Matapalo.

“Mientras tanto”, dice Charlie “las donaciones para WGFRF siguen siendo muy generosas y estoy muy orgulloso de dar mi mejor esfuerzo. Espero inspirar y dar esperanza a quienes enfrentan esta enfermedad, a sus amigos y familiares. Para mí, éste es el inicio de una brillante jornada”.

Charlie paddling for cancer (1)

Anuncios
Publicado en Osa y etiquetado , , , , .