¿Qué hacer si encontramos una serpiente en casa?

Texto & Fotos: Cesar Barrio Amorós

Todos los que habitamos Costa Ballena disfrutamos una vida privilegiada en comunión con la naturaleza. A pesar de ello incluso la gente que más ama esta situación detesta ciertos bichos, como arañas, grandes insectos y muy particularmente serpientesPero ¿qué hacer si encontramos alguno de estos animales en nuestra casa?

Bocaraca

Bocaraca

Por mucho que usted considere que es “su” jardín, los animales no pueden reconocer los límites entre la selva que es su hábitat y las plantas de su patio. En caso de insectos grandes atraídos por la luz, como chicharras, grandes saltamontes y polillas, poco podemos hacer al respecto, pues si tratamos de sacar uno, siempre llegarán más.

La presencia de sapos tampoco es muy querida, pero los sapos comen cucarachas y otros insectos, así que no está de más dejarlos que cumplan su función en el jardín. Eso sí, son tóxicos y si tenemos niños pequeños y/o perros, es mejor llevarlos lejos de la casa.

El caso de las serpientes es más complicado. Primero, hay que determinar si el ofidio es peligroso para los habitantes de la casa. En nuestra Costa Ballena hay principalmente tres especies venenosas, pero sólo una que representa verdadero riesgo.

Serpiente de Coral

Serpiente de Coral

Las serpientes de coral (Micrurus nigrocinctus, M. alleni y M. clarki) poco se dejan ver; además no son para nada agresivas. No harán ningún intento de morder y lo mejor es dejarlas seguir su camino en cuanto sean descubiertas, ya que ellas mismas buscarán la selva para escapar.

Si por casualidad se hallaran dentro de la casa, se pueden apartar con una escoba, ya que no son muy ágiles. Si se tiene a mano una cubeta se puede introducir la serpiente con la escoba y como en el caso del sapo, liberarla en la selva lejos de casa.

Otra especie venenosa pero extremadamente escasa y tímida es la Bocaracá (Bothriechis schlegelii), una víbora arborícola que suele hallarse sobre plantas descansando de día y para nada agresiva. El problema lo constituye la terciopelo (Bothrops asper), la serpiente venenosa más abundante en todo el país por debajo de los 1000 m., pueden alcanzar una talla de hasta casi 3 metros y son muy adaptables, así que pueden estar tanto en selva como en el jardín y explorar la cocina o la sala en busca de roedores que son su alimento. Además son muy defensivas, se armarán ante cualquier peligro y no dudarán en morder, ya sea un adulto, un niño o un perro que se les aproxime.

Qué debe hacer:

• Alejarse sin perderla de vista.

• Llamar al MINAE, Reptilandia, a Doc Frog o a la policía.

• Si no hay tiempo de que alguien acuda a su llamada, trate de alejarla con una escoba de palo largo hacia una zona no poblada.

• Es bueno tener en casa un gancho herpetológico, con éste se puede manipular serpientes levantándolas para que pierdan su punto de apoyo; de esa manera se pueden depositar en un cubo con tapa y ser transportadas.

Terciopelo

Terciopelo

Qué hacer en caso de mordedura:

• La mordedura de una terciopelo, incluso de una cría, debe ser considerada prioridad de vida o muerte y la víctima debe ser trasladada de inmediato al centro hospitalario más cercano. Si es posible, llamar para que estén esperando con ampollas de suero antiofídico preparadas.

• Si se sabe que se va a tardar en llegar al centro hospitalario, se puede tratar de exprimir la zona de la mordedura masajeando suavemente para que parte del veneno salga de la herida.

Las serpientes, al igual que toda la fauna, tienen una función en el ambiente. Nosotros somos los que estamos invadiendo su territorio, les debemos un respeto y lo mínimo que podemos hacer es ayudarlas a mudarse en paz.

Anuncios
Publicado en Costa Ballena, Dominical, Ojochal, Osa y etiquetado , , , , .